Zar mochileando por todas las rusias: el transiberiano travel blog

La Mezquita Kul Sharif


Por vez primera en el viaje he llegado a una ciudad en la mañana, lo que ha facilitado el conseguir una habitación (el petróleo está a más de 100 dólares y los rusos tienen bastante así que como en Argelia o Venezuela todo el mundo está viajando y los hoteles están llenos). Así, he llegado a la capital de Tartastán, tierra musulmana dentro de Rusia. La atracción de esta ciudad está basada en su Kremlin, que originalmente era un fuerte tártaro, de hecho esta ciudadela es patrimonio mundial UNESCO, principalmente por su diversidad; es posible plantear alguna similitud con la ciudad vieja y amurallada de Jerusalén, en este caso tenemos la hermosa mezquita Kul Sharif a no más de 200 m de la Catedral de la Anunciación. Hay mucho nacionalismo tártaro aquí, por ejemplo, otro sitio que visité fue un museo llamado Museo Nacional de la República de Tartarstán; no obstante la independencia total (es república autónoma) es imposible en virtud de que el 40% de la población es rusa, además la toma de Kazán en 1552 es un hecho tan importante en la historia rusa que la Catedral de San Basilio en Moscú (uno de los monumentos más maravillosos de Rusia) fue construida para celebrar esa toma. Lenin, Tolstói y Lobachevski estudiaron en la universidad de esta ciudad.

Tenemos varios cuentos, primero, que he podido finalmente comprar mi boleto aéreo usando la tarjeta; otro es que me conseguí con un buen grupo de venezolanos que está estudiando en la planta de helicópteros. Por otro lado mi dominio del alfabeto cirílico me ha permitido por ejemplo aquí pedir un cartón de jugo de pera sin mucha dificultad, esto porque pude pronunciar lo que estaba leyendo en el producto que quería, claro, ayudó que pude reconocer algo parecido a nuestras palabras néctar y pera (hay varias palabras que se parecen a sus contrapartes occidentales); quiero decir que ya puedo pronunciar casi cualquier cosa que lea, lo que es valioso en el caso de nombres propios como ciudades y calles, y en el metro. Finalmente, el conseguir un boleto a Irkutsk resultó muy difícil no sólo por el idioma esta vez sino porque Kazán está fuera la ruta principal o del transiberiano; recibí importante ayuda de un moldavo que hablaba inglés quien pudo conseguir algo para mí preguntando varias veces que yo no hubiese podido conseguir por mi cuenta: un viaje a Irkutsk con parada en Omsk que está más o menos a mitad de camino, de hecho pienso que es la ruta más óptima. Hablando con él me enteré de que este pequeño país, Moldavia es latino, claro, es fronterizo con Rumania, incluso el idioma se parece mucho al italiano, cuestión que también aprendí.

Estoy saliendo entonces a Omsk en un primer viaje largo, 30 h. Para éste he comprado pistacho, jugo, agua y chocolate.



Advertisement
OperationEyesight.com
Entry Rating:     Why ratings?
Please Rate:  
Thank you for voting!
Share |